Programa Daphne III

El programa Daphne III tiene como objetivo contribuir a la protección de niños, adolescentes y jóvenes contra cualquier forma de violencia y alcanzar un alto nivel de protección de la salud, bienestar y cohesión social. Su objetivo específico es contribuir a la prevención de y la lucha contra todas las formas de violencia que se producen en el dominio público o privado, incluida la explotación sexual y el tráfico de seres humanos. Aspira a tomar medidas preventivas y proporcionar apoyo y protección a las víctimas de grupos de riesgo. El Parlamento y el Consejo Europeos adoptaron una decisión que establece el programa específico Daphne III como parte del Programa General “Derechos Fundamentales y Justicia”.   

 
La historia de Daphne

El programa Daphne III está fundamentado en los logros de los anteriores Daphne (2000-2003) y Daphne II (2004-2008).

Objetivos y herramientas de Daphne

El foco del programa Daphne III es:

  • ayudar y animar a las ONGs y otras organizaciones activas en este campo;
  • desarrollar e implementar acciones específicas de concienciación; 
  • diseminar resultados obtenidos bajo Programas Daphne anteriores; 
  • identificar y reforzar acciones que contribuyen al tratamiento positivo de las personas en riesgo de violencia;
  • crear y asistir redes multidisciplinares; 
  • asegurar la expansión de la base e intercambio de conocimiento, identificación y diseminación de información y buenas prácticas; 
  • diseñar y probar materiales de concienciación y educativos y suplementar y adaptar los que ya están disponibles; 
  • estudiar fenómenos relacionados con la violencia y su impacto; 
  • desarrollar e implementar programas de apoyo para víctimas y personas en riesgo y programas de intervención para los acosadores.
     

Acceso al programa

El acceso al programa estará abierto a:

  • organizaciones e instituciones privadas o públicas (autoridades locales al nivel apropiado, departamentos universitarios y centros de investigación);
  • trabajar para prevenir y combatir la violencia contra niños, adolescentes y mujeres; proteger contra esta violencia; proporcionar apoyo a las víctimas; implementar acciones específicas para promover el rechazo de esta violencia; o fomentar un cambio de actitudes y comportamientos ante los grupos vulnerable y víctimas de violencia.